remedios01

Remedios Cervantes: “Sigo creyendo en el ser humano digan lo que digan”

remedios01

Remedios Cervantes es, más que un nombre propio, una marca propia de Málaga. No hay quien no conozca a esta perchelera que fue coronada miss España en 1986 y que, dos años más tarde, fue reconocida como la mejor modelo de Europa. Deslumbró por su belleza pero se quedó por su talento, un talento que la llevó a debutar como actriz en 1992 de la mano del gran Arturo Fernández y, desde entonces, nos acostumbró a verla en cine, teatro y, sobre todo, en televisión. Desde las mediáticas series de arrayán a calle nueva; desde el cine de Pedro Olea, con tiempo de tormenta, a una de sus últimas apariciones televisivas, en tu cara me suena. Lejos de los medios de comunicación, pero nunca lejos de su Málaga, donde mantiene su guarida en Rincón de la Victoria. En Ciudad con Alma, nos acercamos a una de las profetas más queridas de su tierra.

Te conocemos, Remedios, como te conoce toda España. ¿Cómo se lleva eso de que te conozcan y reconozcan en todas partes? ¿Es agradable?

Ser una persona a la que la gente recuerde y reconozca siempre es agradable. Sobre todo porque, en mi caso, suele ir acompañado de palabras amables y sonrisas. Es agradable porque significa que reconocen también tu trabajo. Obviamente, en etapas con mayor presencia pública era más frecuente e intenso; pero, todavía, no hay día en que no se dirija alguien a mí para saludarme, recordarme alguna serie o algún programa de televisión u obra de teatro. Ni en aquellos momentos ni ahora me ha resultado una incomodidad. Todo lo contrario.

Empezaste como modelo, como Miss España, y no tardaste en desfilar para los mejores diseñadores, a ser fotografiada por los mejores fotógrafos y a protagonizar portadas. ¿Es lo que querías? Es decir, ¿eras consciente entonces de la vorágine en la que te introducías?

Evidentemente, en aquella época, al presentarte a un concurso de belleza sabías que si obte
nías reconocimiento, podía servirte como plataforma para profesiones como la moda y el mundo de la imagen en general. Aunque mi vocación más escondida era la de ser actriz, descubrí un mundo apasionante y profesionalmente muy gratificante como modelo. Desde luego que, en mi primer concurso en mi Málaga natal, nunca pensé que llegaría a estar con diseñadores, fotógrafos y modelos de ese nivel. Fue una agradable sorpresa que me permitió aprender cada día. Un regalo de la vida que, creo, supe aprovechar profesionalmente.

Entonces, querías ser actriz…

En mi interior, había una vocación por la interpretación. Una vocación escondida precisamente por el respeto que siempre he tenido a las actrices y a los actores. Cuando tuve la oportunidad de aprender y formarme, empezando por papeles pequeños, gracias al teatro, entonces di un paso adelante.

¿Y qué experiencia te ha gustado más? Sería fantástico volver a verte, ¿esperas alguna propuesta o ya la tienes?

Todas las experiencias las he vivido con entusiasmo y cada una de ellas tiene su lado positivo. Aunque donde mejor me he sentido es como actriz. En estos momentos, mi vida lleva otros rumbos pero la vocación sigue ahí y pellizca. Tengo algunos proyectos que tienen que ver con el teatro y con el cine en los que no descarto implicarme.

remedios04

Y hablando de volver… ¿por qué te fuiste? Me refiero de los medios tradicionales. Y, ¿a qué te dedicas ahora?

En estos momentos, dirijo junto a mis dos socios una empresa relacionada precisamente con el mundo de los medios digitales. Simplemente surgió este apasionante reto y me volqué en ello. Me han llamado, claro, para algunos programas de televisión; pero sencillamente estoy en otro momento de mi vida. Como te comentaba, me planteo participar de un proyecto de teatro y de uno de cine, pero otro tipo de formatos no me apetecen en estos momentos.

¿Crees que las redes sociales han sustituido en buena medida a la televisión o a la radio? ¿Está el futuro de los medios en peligro por Internet?

Internet es el presente y el futuro. Las plataformas digitales para el entretenimiento o la información, así como la redes sociales van a tener cada día más protagonismo en nuestras vidas del que tienen ahora (que ya es mucho). El buen o mal uso de esas ventanas es la clave. La calidad en lo que se ofrezca también es clave, como en los medios tradicionales. Eso sí: nada puede sustituir a la sensación de leer en papel o todo el potencial de una radio. Aunque nos llegue de otra forma.

Como mujer, además modelo, debes conocer la presión que supone el simple hecho de serlo. Miradas, exigencias, desigualdades que aún nos alejan de los hombres. ¿Qué opinas sobre este tema, han cambiado las cosas desde que empezaste?

Afortunadamente, vamos avanzando en materia de igualdad en muchos ámbitos. Queda todavía mucho camino por recorrer. Respecto a lo que rodeaba al mundo de las Mises, en mi opinión se fue deteriorando con los años. En el mundo de la moda, salvo excepciones, se busca menos la identidad, la personalidad. No es bueno ni malo, mejor ni peor, es simplemente otro momento. En general, este sector va paralelo en materia de igualdad al resto de la sociedad. La publicidad ya sería un capítulo aparte.

No sé si crees en el destino… por cierto, ¿en qué cree Remedios Cervantes? Porque la humanidad a ratos se vuelve insoportable. ¿Sigues creyendo en la humanidad a pesar de las noticias que nos desayunamos cada día?

Soy una mujer que cree en Dios y creo en la capacidad del ser humano para hacer mejor. Es cierto que vivimos en una sociedad que parece estar siempre crispada, enfadada. Es cierto también que está llena de grandes y pequeñas tragedias. Aunque, como dice esa maravillosa canción de Manuel Alejandro para Raphael: “hay mucho más azul que nubes negras…”. Yo sigo creyendo en el ser humano. Digan lo que digan.

Hablemos de tu humanidad, la que desvelas en tu blog en Hola.com o en tus redes sociales. ¿Te han roto el corazón alguna vez, Remedios? ¿Qué se aprende de una ruptura, se vuelven a pegar los pedacitos?

El corazón puede romperse por mil razones, la que tiene que ver con el amor o desamor es una de ellas. En esas situaciones, como en toda experiencia dolorosa, hay que saber encontrar la parte positiva. Entender que es necesario, a veces, que sucedan unas cosas que no entendemos para que puedan surgir otras que ya no cambiarías por nada del mundo.

Y dentro de este mundillo que conforma la imagen y los medios de comunicación, ¿te has sentido decepcionada alguna vez?

Igual que luces, también hay sombras. Efectivamente las redes sociales son un gran espacio para compartir, para difundir, para reflexionar en voz alta… una vez más, como en todo, depende del uso que se de. Lo único que me decepciona de ese mundo es cuando bajo el anonimato, o sin él, la gente puede llegar a insultar, faltar el respeto o directamente acosar a quienes no piensan o son como tú. Esto debería regularse. Es la asignatura pendiente. Pese a todo, comunicarse con moderación por estas plataformas es positivo.

En redes sociales mantienes una ventana malagueña abierta al mundo, ¿cómo ves a tu Málaga con el paso de los años? ¿Qué le falta, qué le sobra?

Voy con mucha frecuencia a Málaga porque tengo ahí a mi familia, a mi tierra, mi casa, mi raíz. No puedo estar mucho tiempo sin ir porque es vital para mí. Lo necesito. A Málaga la veo preciosa, muy limpia y cuidada. Cada espacio tiene su encanto porque forma parte de tu memoria sentimental. Las ciudades se transforman y también ganan nuevos lugares para vivir y para recordar.

TEST CON ALMA

Si fueras invisible, ¿dónde irías primero? No me atrae especialmente la invisibilidad. Me gustan la cosas cara a cara.

¿Una película? Memorias de África

¿Qué superpoder te gustaría tener? Leer un libro en cinco minutos, por ejemplo, y así poder estudiar más rápido.

¿Una canción? La Cigarra de Mercedes Sosa. Una letra que sin duda te levanta en los peores momentos, aunque tengo muchas canciones preferidas.

¿Un lugar? Málaga

Si existiera la reencarnación, ¿en qué o en quién te gustaría reencarnarte? No hay nada ni nadie que me llame la atención en ese sentido. Y sí que creo en la reencarnación.

¿Y si te pudieras cambiar por un personaje histórico? ¿Cleopatra?

Te invitan a una reunión de los poderes fácticos (imagina el Club Bilderberg), ¿qué les dirías? Simplemente les recordaría que en sus manos está fomentar valores en positivo y legar un mundo mejor, más próspero. Que eso permanece.

Esta entrevista forma parte del número 7 de la revista en papel de Ciudad con Alma. Puedes verla aquí.